Saneamiento del Riachuelo

saneamiento del riachuelo

El Saneamiento del Riachuelo es un problema que ya lleva más de 30 años, con muchas promesas incumplidas por parte de los políticos de nivel Nacional, provincial y municipal.

Situada en el centro industrial del área metropolitana, la Cuenca Matanza Riachuelo (CMR) recorre 14 municipios bonaerenses y parte de la ciudad de Buenos Aires. El riachuelo es el río más contaminado del país.

La falta de conocimiento y/o cumplimiento legal por parte de las industrias y de control por parte de organismos estatales, provinciales y municipales contribuye, en la actualidad, a agravar la contaminación del Riachuelo en su trayecto comprendido entre Puente La Noria y su desembocadura en el Río de la Plata.

Si bien su superficie, que se extiende a lo largo de 80 kilómetros y cubre un área de 2.238 Km2, representa sólo el 0.1 por ciento del territorio nacional, la cuenca contiene el curso de agua más contaminado del país y es considerada, por ello, una de las áreas urbanas más degradadas tanto en términos sociales como medioambientales.

Las 3000 industrias situadas en la zona vierten por día cerca de 88.500 metros cúbicos de deshechos, la mayoría de las  veces sin contar con un permiso para ello.

La vulnerabilidad de este sector poblacional se acrecienta debido a que registran los mayores índices de necesidades básicas insatisfechas y enormes dificultades para acceder a los servicios de salud, cloacas y agua potable (el 55% de la población de la CMR no posee servicios cloacales y el 35% carece de acceso a redes de agua potable).

Impacto Sanitario: La condición sanitaria actual puede provocar las siguientes enfermedades:

  • Transmisibles por vectores ambientales: leptospirosis, triquinosis, peste bubónica, peste pulmonar, hantavirus, fiebre hemorrágica argentina, miasis;
  • Transmisibles por el agua y los alimentos: salmonelosis, fiebre tifoidea, fiebre paratifoidea, shigelosis o gastroenteritis por shigella;
  •  De origen viral: hepatitis A, hepatitis E;
  • Producidas por protozoos: giardiasis, cryptosporidiosis.
  •  Por contacto con metales pesados, a saber, plomo, cromo, mercurio, cadmio, cobre y zinc, y enfermedades por contaminación de hidrocarburos y derivados del petróleo: cáncer, intoxicación y contaminación por plomo (plumbemia, saturnismo), contaminación o intoxicación por cromo, alergias, úlceras, dermatitis, irritación de vías respiratorias superiores y pulmonares, hemorragias nasales, fiebre del humo metálico, irritación de la piel, ojos, nariz y garganta, tensión cardiaca, anemia, dificultades para respirar, efectos hepáticos y renales, afecciones al sistema nervioso central, etc.

Impacto medioambiental: la degradación del ecosistema acuático tiene una repercusión manifiesta en términos del costo de potabilización del agua, a la vez que restringe el potencial productivo de los recursos actualmente disponibles. Esto ha sido reconocido tanto por organizaciones sociales que trabajan en el tema como por diversos entes gubernamentales (la Corte Suprema de Justicia de la Nación, la Secretaria de Ambiente y Desarrollo Sustentable, la Auditoria General de la Nación y la Defensoria del Pueblo, entre otros). 

En tanto, cabe destacar que la degradación medioambiental es particularmente manifiesta en lo que se denomina “cuenca baja”, especialmente en la desembocadura, donde se encuentra el Polo Petroquímico de Dock Sud (el mayor foco de contaminación de la CMR).

Fuentes más importantes del daño medioambiental:

  • Efluentes de origen cloacal (domiciliario), es decir, aguas residuales que son vertidas sin tratamiento previo en las redes de saneamiento. Estimativamente, un 55% de los efluentes generados por los cinco millones de habitantes que habitan la cuenca no ingresan al sistema cloacal, y los que sí lo hacen tampoco suelen recibir un tratamiento que garantice su inocuidad.
  • Efluentes y residuos de origen industrial y de actividades de servicios, vertidos sin tratamiento previo, o con un tratamiento insuficiente, a desagües o cursos de agua.
  • Basurales clandestinos y residuos sólidos domiciliarios, resultantes de la actividad residencial, cuya disposición final no se realiza adecuadamente. Existe también un mercado clandestino de elementos residuales que coadyuva con este tipo de contaminación.
  • Debilidad en el diseño institucional: la contaminación tiene su correlato en materia del diseño institucional debido a la carencia de políticas publicas a largo plazo y a la falta de coordinación de los organismos públicos competentes a la hora de aplicar las mas de cincuenta normas que corresponden a las diversas jurisdicciones involucradas.
riachuelo la boca

Plan Integral de Saneamiento del Riachuelo presentado por el gobierno nacional:

Pese a la gravedad de la situación expuesta, lo cierto es que la problemática de la CMR ha tenido un tratamiento intermitente, y en ocasiones superficial, en la opinión pública, al tiempo que ha estado sistemáticamente ausente de la agenda gubernamental.

Un punto de inflexión se produjo en ese sentido cuando, en el marco de una causa interpuesta en agosto de 2006 por un grupo de vecinos por daños sufridos a raíz de la contaminación de la CMR, la Corte Suprema de Justicia de la Nación (CSJN) intimó a los gobiernos de las jurisdicciones involucradas (gobiernos de la Provincia y Ciudad de Buenos Aires y gobierno Nacional) a que elaboren un plan de saneamiento de la cuenca.

En cumplimiento del mandato de la CSJN, el Poder Ejecutivo Nacional (PEN) presento el Plan de Saneamiento del Riachuelo y remitió al Congreso un proyecto de ley que crea la Autoridad de la Cuenca Matanza-Riachuelo (ACUMAR), que tendrá a su cargo la gestión del Plan de recomposición de la contaminación del río (en lugar del antiguo Comité Ejecutor Matanza- Riachuelo, creado en 1995).

Dicho órgano, presidido por la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, esta integrado por tres representantes del Estado Nación y dos de la provincia y ciudad de Buenos Aires, respectivamente. Básicamente, el plan contiene tres aspectos:

  • En términos de diseño institucional, el Plan contempla la creación de una autoridad de cuenca, con facultades de coordinación, ejecución, regulación y control.
  • En cuanto al saneamiento del Riachuelo y ordenamiento ambiental del territorio, el Plan incluye la realización de obras de infraestructura en materia de servicios de saneamiento, y la implementación de un programa de reconversión de empresas para incorporar tecnologías más limpias (y cuando esto no sea posible su relocalización). Asimismo, busca responder a un marco de regulación único e instrumentar acuerdos inter-jurisdiccionales para la gestión de los residuos sólidos.
  • Por último, el aspecto social está dirigido a los sectores más vulnerables a la contaminación y contempla programas de atención sanitaria y educación ambiental.

Autoridad de Cuenca Matanza Riachuelo (ACUMAR):

ACUMAR es un ente autónomo, autárquico e interjurisdiccional que conjuga el trabajo con los tres gobiernos que tienen competencia en el territorio: Nación, Provincia de Buenos Aires y Ciudad Autónoma de Buenos Aires. El organismo se crea en 2006 mediante la Ley N° 26168, atendiendo a la preocupante situación de deterioro ambiental de la Cuenca. En 2008, la Corte Suprema de Justicia de la Nación (CSJN) intimó a ACUMAR a implementar un plan de saneamiento del Riachuelo en respuesta a la causa judicial conocida como “Causa Mendoza”, reclamo presentado en 2004 por un grupo de vecinos.

En 2008, la Corte Suprema de Justicia de la Nación intimó a ACUMAR a implementar un plan de saneamiento cuyos objetivos apuntaran a mejorar la calidad de vida de los habitantes de la Cuenca, recuperar el ambiente en todos sus componentes (agua, aire y tierra) y prevenir daños con suficiente y razonable grado de predicción. Según el artículo N°5 de la ley de creación del organismo, ACUMAR tiene facultades de regulación, control y fomento de actividades industriales, servicios públicos y cualquier actividad que tenga incidencia ambiental en la Cuenca.

En este escenario, desde 2009, se implementa un Plan Integral de Saneamiento Ambiental (PISA) que define las acciones llevadas adelante por ACUMAR y detalla los lineamientos a seguir en materia de gestión y control. A fines del año 2015 la Justicia solicitó la actualización de este plan, proceso que se llevó adelante en el año 2016 y que permitió revisar, continuar y crear nuevas acciones a fin de garantizar el cumplimiento de los objetivos centrales del PISA. Las líneas de acción definidas en el PISA contemplan un abordaje integral de las diversas problemáticas presentes en la Cuenca Matanza Riachuelo y, para ello, proponen acciones de gestión específicas, requeridas para su resolución.

RECICLANDO AYUDAMOS A QUE MENOR SEA LA CANTIDAD DE BASURA QUE TERMINE CONTAMINANDO EL AGUA DE LA CUENCA.

RECICLAR NOS AYUDA A TODOS…

Para más información seguinos en FACEBOOK!

Mira nuestros vídeos en Youtube!

También puede gustarle...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *