Día Internacional de la Preservación de la Capa de Ozono

Día Internacional de la Preservación de la Capa de Ozono

En conmemoración al Protocolo de Montreal firmado en 1987, la Asamblea General de la ONU proclama cada 16 de septiembre Día Internacional de la Preservación de la Capa de Ozono.

La capa de ozono es una franja de gas muy frágil que protege la vida en el planeta, de los efectos nocivos de los rayos solares y que está en peligro por el uso que se hizo durante años de determinados productos químicos.

Un esfuerzo internacional conjunto ha permitido la eliminación y reducción del uso de estas sustancias que agotaban la capa de ozono y en la actualidad se ha reducido considerablemente la radiación ultravioleta del sol que llega a la Tierra protegiendo la salud humana y los ecosistemas.

El ozono de la estratosfera se encarga, entre otras cosas, de absorber gran parte de la radiación ultravioleta del Sol, que es dañina para la vida. Por eso es fundamental preservar esta capa de ozono.

El término “agujero del ozono” apareció en un artículo científico del British Antarctic Survey en mayo de 1985, hablando sobre la problemática de la destrucción de la capa de ozono.

Se espera que el ozono se recupere por completo en el hemisferio norte para el año 2030. Mientras en el hemisferio sur la recuperación completa llegará en 2050. Y diez años después en las regiones polares.

En 1985 la comunidad internacional hizo un esfuerzo por terminar con estos productos químicos que ponían en peligro la vida en la Tierra. Este esfuerzo se materializó en el Convenio de Viena sobre la protección de la capa de ozono, que fue aprobado y firmado por 28 países, el 22 de marzo de 1985.

En 1987, se redactó el Protocolo de Montreal relativo a las sustancias que agotan la capa de ozono. Más de 100 sustancias químicas nocivas se empezaron a controlar para ir eliminando su producción y consumo.

Por fin, en 1994 la Asamblea General de Naciones Unidas proclamó el 16 de septiembre Día internacional de la preservación de la capa de ozono, en conmemoración de la fecha de la firma, en 1987, del Protocolo de Montreal.

El protocolo de Montreal ha sido el acuerdo internacional más exitoso hasta la fecha, ya que todos los calendarios para la eliminación de estas sustancias se han cumplido, incluso antes de lo previsto en muchos casos.

Argentina ha participado activamente en los esfuerzos que realiza la comunidad internacional para restaurar la capa de ozono.

En ese sentido, la cartera de Ambiente, a través del Programa Ozono —que depende de la Subsecretaría de Cambio Climático— emprendió acciones con el fin de reducir el consumo de los clorofluorocarbonos (CFC) que permitieron que el país cumpliera con las medidas de reducción requeridas por el Protocolo de Montreal.

Desde el inicio de la aplicación del protocolo, nuestro país fomentó las conversiones industriales a tecnologías naturales o de bajo potencial de calentamiento global, logrando durante la eliminación de los CFC la conversión del 66 % del consumo a tecnologías con refrigerantes sin gases hidrofluorocarbonos (HFC).

Aún hay mucho trabajo por hacer… Manos a la obra, cada uno desde nuestro lugar tenemos que dejar nuestro granito de arena.


Para más información seguinos en FACEBOOK y en INSTAGRAM.

Mira nuestros vídeos en Youtube!

También puede gustarle...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *