La naturaleza es sabia. Nos lo ha demostrado durante siglos y sigue haciéndolo ahora. Las flores y plantas con las que decoramos nuestras casas no están sólo para hacerlas más bellas. Los beneficios que reportan estos seres vivos son indispensables para nuestra salud, nuestro estado de ánimo y, en general, para mantener una calidad de vida de una forma sencilla y natural.

 

Planta de Ají en una huerta personalSus propiedades físicas y químicas traen consigo muchas ventajas. Pero, para disfrutar de ellas, lo primero que tenemos que hacer es incluirlas en nuestro hogar.

 

Renueva la calidad del aire Una de las principales actividades que realizan las plantas, es la filtración del aire a través de un proceso vital llamado fotosíntesis: el dióxido de carbono es absorbido y transformado en oxígeno que, de nuevo, será expulsado al exterior, renovando así la calidad del aire.

 

El ciclo habitual de la fotosíntesis se lleva a cabo por la mañana, ya que aprovechan la luz solar para dicha actividad. Pero existen otros grupos de plantas pertenecientes a ambientes calurosos, que invierten el orden y la realizan por la noche. Éste es el caso de las orquídeas y las bromeliáceas. Por tanto, es aconsejable que combines ambas clases para disfrutar del ciclo las 24 horas del día.

 

- Humidifica el ambiente: Una planta incrementa la humedad en el aire. Esto nos beneficia porque contribuye a que mantengamos nuestras mucosas, la garganta y la piel bien hidratadas. Asimismo, evita que padezcamos otros males derivados de un ambiente seco como son la tos o la irritación de la piel.

- Un estudio ha demostrado que la Raphis Marantha, aumenta hasta un 5% el nivel de humedad en el aire. Cosecha en una huerta personal

- Barriendo la atmósfera, Son un remedio natural contra la polución: absorben gases nocivos y partículas químicas como el formaldeído (humo del tabaco), el benceno (también existente en los cigarrillos) o el tricloroetileno (pegamento de aerosol). Estos contaminantes son procesados por la planta y transformados en nutrientes, con la ayuda de unas bacterias que se encuentran en la raíz. Para conseguir unos resultados palpables, es necesario hacerse con un grupo de distintas especies.

- Remueve el humo, microorganismos patógenos, volátiles... y capta el polvo, reduciendo su presencia en el aire hasta un 20%. Gracias a esta limpieza, la sensación de fatiga que experimentamos, como consecuencia de una atmósfera cargada, disminuye.

- Reduce el ruido Sobre todo en lugares cerrados y con suelos duros. Aunque esta alteración acústica se percibe más cuando la frecuencia del sonido es muy alta. Se puede decir que ahoga los sonidos.

- Mejora el ánimo y el bienestar Tener plantas en casa tiene efectos psicológicos y anímicos positivos. El contacto que mantengas con éstas, no determinará dichos efectos, pues serán igual de favorables tanto si las contemplas como si trabajas con ellas.

- Reduce tu estrés, te relaja y te anima. Incrementa el nivel de concentración y comprensión, y atenúa sentimientos negativos como son el miedo o el enfado. Además, está comprobado que un enfermo se recupera más rápido y mejor en presencia de flores y plantas.

 

Su inclusión en nuestras vidas influye tanto y tan positivamente que las empresas están introduciéndolas en sus lugares de trabajo para sacar partido de sus beneficios. Hay estudios que han demostrado que trabajar con plantas disminuye el absentismo e incrementa la eficacia y productividad del empleado.

 

Psicológicamente han resultado ser un estimulante absolutamente sano y natural. De ellas han derivado la cromoterapia y la aromaterapia, técnicas que ratifican que la influencia de los aromas y los colores, además de las funciones físicas y químicas de las plantas, estimulan y crean una sensación de bienestar en las personas, que desembocará en las demás parcelas de nuestras vidas.

 

Y es que velar por la salud de las plantas no es sólo un bien que hacemos a la naturaleza. Todos salimos ganando.

 


 

Dormir en habitaciones con plantas no es perjudicial:

 

Hace ya más de un siglo, un científico formuló que no era conveniente tener plantas en el dormitorio. Esta afirmación cuajó tanto en la gente que ha llegado intacta hasta nuestros días. Pero, en realidad, tener plantas dentro del dormitorio, así como en el resto de la vivienda, no sólo es aconsejable para el ambiente sino para nuestra salud. Es cierto que durante la noche, es decir Diferencia entre una planta al sol y otra que está bajo techocuando la planta no recibe luz, ésta no hace la fotosíntesis y únicamente respira, por lo tanto consume oxígeno y emite dióxido de carbono, pero el balance global diario entre el oxígeno producido y el consumido es positivo. Puesto que la presencia de plantas incrementa el nivel de oxigenación del ambiente interior, su actividad nos favorece. Lo demuestran diversos estudios, entre ellos un experimento realizado en 1995 por la NASA en su Centro Espacial de Houston (Texas), donde un científico permaneció durante quince días dentro de una habitación de nueve metros cuadrados, herméticamente cerrada, junto con 30.000 espigas de trigo que le proporcionaron oxígeno para sobrevivir. Además, si comparamos la cantidad de oxígeno consumido por una planta mientras dormimos respecto a un compañero de habitación, resulta ser menor en la primera; ¡en cambio, no se nos ocurriría desterrar al compañero del dormitorio y enviarlo a dormir al pasillo!

 

Descubre los múltiples favores que nos hacen las plantas:

 

Existen todavía más motivos para incluir las plantas dentro de nuestra vivienda. Además de generar oxígeno y absorber dióxido de carbono, las plantas interiores purifican el aire, absorben gases contaminantes, regulan la humedad y la temperatura ambientales, atenúan el ruido, retienen el polvo y, al carecer de colores agresivos, tienen un efecto sedante sobre las personas. Al elevar el grado de humedad en el aire, evitan que se resequen nuestras vías respiratorias, lo que nos protege de irritaciones en la mucosa respiratoria. Su efecto amortiguador de la temperatura consiste en refrescar el ambiente mediante la evaporación de agua en verano, mientras que en invierno emiten calor como cualquier ser vivo. Las plantas frondosas ejercen de pantalla frente a los ruidos interiores y exteriores, de modo que reducen el nivel sonoro interior. Cabe decir que los biovertidos liberados durante la respiración humana (como alcohol etílico, acetona, alcohol metílico y acetato etílico) son captados por las plantas. Las plantas también reducen la concentración de esporas de moho y bacterias presentes en el aire, gracias a su producción de sustancias fitoquímicas. Por si fuera poco, aumentan la concentración de iones negativos en el aire, compensando así los campos eléctricos de signo positivo (perjudiciales para la salud) emitidos por los aparatos eléctricos (TV, ordenador, electrodomésticos, etc.). Poseen muchas otras cualidades, algunas específicas de cada planta y realmente sorprendentes.

 

Por lo tanto, tener plantas interiores adecuadas a las condiciones de nuestra casa mejora la respirabilidad y la salubridad del aire (porque lo purifican, revitalizan y renuevan), ofrecen armonía, bienestar estético y “relajación verde”.

 

Qué cuidados necesitan las plantas:

 

Lo único que debemos tener en cuenta es que las plantas prefieren temperaturas ligeramente más bajas a las confortables para las personas, debemos cuidar las necesidades de iluminación, de humedad y de riego específicas de cada planta, así como evitar colocarlas en lugares de paso (pues se deterioran con el roce) o cerca de chimeneas, radiadores y conductos de ventilación de calefacción o refrigeración. Respeto a los requerimientos de riego, obviamente las plantas adecuadas a nuestra región climática requieren menos mantenimiento y gasto de agua. En general, aparte de la luz natural que puedan recibir nuestras plantas de interiores, la luz artificial más aconsejable es la iluminación de bajo consumo, porque es la opción más eficiente energéticamente y con unas características adecuadas tanto para las plantas como para los habitantes, como son un alto índice de representación del color y un espectro de temperatura del color medio. O bien lámparas fluorescentes mejoradas de amplio espectro (con representatividad del color del 85 %, por ejemplo).

 


 

Plantas de interior

El Kalanchoe (ideal para decorar)

Pertenece al llamado grupo de las plantas crasa. Son muy fáciles de cultivar y si lo haces bien, te regalará flores casi todo el año. Además son idóneas como planta de interior, ya que no necesita cuidados específicos y proporciona unas tonalidades muy especiales que dan un toque personal al hogar.

 

La bromelia

Son puntiagudas y sus márgenes son aserrados, y el tono varía según la clase de bromelia. La guzmania, la más común, presenta hojas de color verde brillante El género aechmea, también muy conocido, tiene hojas ligeramente azuladas. Con el crecimiento, las puntas de las hojas.

 

Cuidados de las plantas de interior

Actualmente, en muchos hogares existe una creciente afición por el cultivo de plantas de interior. En la gris monotonía de las grandes ciudades, estos organismos representan a la naturaleza y, precisamente por ello, porque se sitúan fuera de su entorno natural.

 


| Home | Quienes Somos | Historial | Reciclado | Imágenes | Contáctanos |

"Cuidemos Nuestra Argentina"® 2009 Todos los derechos reservados
Buenos Aires - Argentina